Los trastornos sexuales no sólo los experimentan a menudo los pacientes de EM, sino que también pueden ser un problema habitual entre la población general.

Los estudios recientes muestran que entre el 43% y el 63% de las personas con EM indican que su actividad sexual ha disminuido desde su diagnóstico. Otros estudios indican que hasta un 91% de los hombres y un 72% de mujeres que tienen EM podrían estar afectados por problemas de naturaleza sexual.

Los trastornos sexuales son uno de los síntomas de la EM de los que menos se habla en la consulta médica, tanto por parte de los pacientes como de los profesionales. No debemos subestimar el valor de una vida sexual plena y el impacto que puede tener en la salud general del individuo.

La excitación sexual comienza en el sistema nervioso, pero si la esclerosis múltiple ataca esta comunicación con los órganos sexuales, la respuesta sexual puede verse afectada. Esto incluye la excitación sexual, pero también el orgasmo. Sin embargo, la base de los trastornos sexuales suele tener varias causas indirectas que suelen influir en conjunto:

  • La carga psicológica, que incluye problemas de autoestima, depresión o estrés causado por convivir con esta enfermedad crónica.
  • La fatiga y el debilitamiento causado por la EM, que puede disminuir el deseo sexual.
  • La espasticidad, que puede provocar sensaciones anormales y espasmos durante el acto sexual, dificultando su realización.
  • Problemas de incontinencia y trastornos intestinales, que pueden causar malestar en las relaciones sexuales.

Los hombres pueden experimentar:

  • Sensibilidad reducida en el pene.
  • Dificultades para conseguir o mantener la erección.
  • Dificultad para llegar a la eyaculación.

Las mujeres pueden experimentar:

  • Reducción de la sensación en el área vaginal / clitorial.
  • Hipersensibilidad con dolor.
  • Falta de lubricación vaginal.

Ante la dificultad para alcanzar el orgasmo o la pérdida de libido, tanto por parte de hombres como de mujeres, la práctica de la actividad sexual con otros métodos de estimulación (como el uso de vibradores) puede ayudar a superar este obstáculo.

  • Para la disfunción eréctil en hombres, existen varios tratamientos que se pueden utilizar bajo consulta médica, como medicamentos orales o intravenosos, así como supositorios uretrales. Otra opción pueden ser las prótesis inflables, semirrígidas o implantes.
  • Para tratar la sequedad vaginal en mujeres, lo más recomendable es la utilización de lubricantes solubles en agua en cantidades generosas. Si la sequedad persiste, se puede incrementar la dosis.

Si existen problemas de incontinencia durante la práctica sexual, el uso de cateterización intermitente o medicación puede ayudar a controlarlos. Las sensaciones anormales y los espasmos también se pueden tratar con medicamentos.

La esclerosis múltiple no afecta a la capacidad para tener hijos de los hombres o mujeres afectados, aunque los problemas sexuales pueden interferir con la fertilidad de los hombres y por lo tanto con la posibilidad de fecundar. Estos problemas se pueden tratar con medicación o con técnicas de fertilidad para esperma destinado a la inseminación, pero es recomendable consultar con un urólogo en estos casos.

También se aconseja, para los dos sexos, acompañar a los tratamientos con terapia apoyada por el psicólogo, sexólogo o psiquiatra.

Aún no hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *