¿Qué son los problemas de sensibilidad?

Los problemas de sensibilidad son uno de los síntomas más habituales de los afectados por la EM. Se define habitualmente como una pérdida de sensación en el propio cuerpo, cuando los pacientes dejan de tener ciertas sensaciones o cuando sienten cosas inusuales en ciertas partes del cuerpo. Puede aparecer hasta en el 50% de afectados por la esclerosis múltiple en algún momento de su vida

 

La sensación de entumecimiento puede ser similar a notar «pequeñas agujas» en ciertas partes del cuerpo (parestesia). En algunas ocasiones, no pasa de ser una molestia o una incomodidad para los pacientes; en otras, puede ser un problema con un cierto grado de dolor.

La esclerosis múltiple, al ser una enfermedad desmielinizante, afecta a la conducción de señales entre el cerebro y el cuerpo; por tanto, el cerebro no recibe la información normal sobre las sensaciones del cuerpo, lo que causa este efecto de entumecimiento. Puede aparecer en las piernas, los brazos o el cuerpo en general y puede extenderse desde un día hasta una semana, o convertirse en un síntoma prevalente.

 

Los problemas de sensibilidad están muy presentes entre los diagnosticados por esclerosis múltiple, pero se les consideran parte de los síntomas leves. Son más bien molestos que incapacitantes.

Si el entumecimiento no es muy recurrente o de mucha intensidad, no tiene un impacto tan grande en la vida diaria de los afectados como otros problemas.

No obstante, cuando el entumecimiento es grave, puede provocar obstáculos para el desarrollo de la vida cotidiana. Por ejemplo, un entumecimiento constante de la mano puede impedir la capacidad de escribir, teclear u otras actividades que estén afectadas por una pérdida de sensibilidad.

 

El entumecimiento no se puede tratar con medicamentos, pero afortunadamente no suele ser un síntoma incapacitante y tiende a desaparecer por sí solo. En casos graves, el neurólogo puede prescribir un tratamiento con corticoides, que pueden causar una sensación de alivio temporal.

Otros consejos para evitar el entumecimiento pueden ser evitar las situaciones de estrés emocional, de esfuerzo físico intenso o de exposición prolongada al sol. Intentar relajarse y distraerse de la sensación también puede contribuir a que el entumecimiento remita antes.

Aún no hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *