Justo-Henriques, P. Otero,  .J. Torres, F.L. V zquez

La estimulación cognitiva puede ser beneficiosa para ralentizar la progresión del trastorno neurocognitivo (TNC) leve, pero los resultados de las investigaciones existentes son inconsistentes. Además, no existen intervenciones a largo plazo ni intervenciones individuales (uno a uno) aplicadas por profesionales. Partiendo de esta base, un grupo de investigadores españoles y portugueses han desarrollado un estudio, publicado en Revista de Neurología, cuyo objetivo ha sido evaluar la eficacia de una intervención de estimulación cognitiva individual de larga duración para personas con TNC leve.

Para ello, se llevó a cabo un diseño pretest-postest con un grupo control no equivalente. Un total de 82 participantes con TNC leve fueron asignados a un grupo de intervención de estimulación cognitiva o a un grupo control. La intervención consistió en 88 sesiones de formato individual de aproximadamente 45 minutos, dos veces por semana. Evaluadores independientes evaluaron la cognición, la sintomatología depresiva y el nivel de autonomía en las actividades de la vida diaria en la preintervención (línea base), la intraintervención (seis meses) y la postintervención (12 meses).

El estudio revelo que, en la intra- y la postintervención, se observaba una mejora significativa en la cognición y la sintomatología depresiva en el grupo de intervención en comparación con el grupo control. Los participantes más jóvenes y los que tenían una mejor función y estado cognitivo en la preintervención obtuvieron mejores resultados. La adhesión a la intervención fue alta.

Los autores concluyen que los resultados sugieren la eficacia de una intervención cognitiva individual de larga duración para personas con TNC leve, que podría retrasar la progresión hacia un TNC mayor.

Tomado de Revista de Neurología 2021/08

Aún no hay comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *