Esperanza en la lucha contra enfermedades cerebrales gracias al aceite de granada producido con nano ingeniería, según avala un estudio. Treinta pacientes de esclerosis múltiple en Jerusalén que tomaron un suplemento alimenticio rico en antioxidantes durante 3 meses y vieron una «mejoría cognitiva significativa».
Un estudio israelí descubrió que los pacientes con esclerosis múltiple que tomaron un suplemento nutricional con aceite de granada, producido mediante ingeniería genética, mostraron una “mejora cognitiva significativa” después de solo tres meses.
El estudio a pequeña escala de 30 pacientes fue realizado en el Centro de Esclerosis Múltiple en el Hospital Hadassah Ein Kerem en Jerusalén por el Prof. Dimitrios Karussis, Director del centro y Neurólogo senior. Los resultados mostraron que los pacientes que tomaron el suplemento mostraron una mejora promedio del 12 por ciento en la capacidad de aprendizaje y la comprensión del texto, el recuerdo de palabras y la categorización, en los tres meses de tratamiento.
Los investigadores ahora están redactando un estudio sobre los hallazgos para enviarlos a revistas neurológicas para su revisión por pares, dijo Karussis en una entrevista telefónica.
El suplemento de aceite de granada que recibieron los pacientes fue desarrollado por la Profesora Ruth Gabizon, investigadora de enfermedades cerebrales degenerativas en el Departamento de Neurología del Hospital Universitario Hadassah en Jerusalén, junto con el Prof. Shlomo Magdassi, experto en el campo de la nanotecnología de Casali, Instituto de Química Aplicada de la Universidad Hebrea.
El aceite de semilla de granada (PSO) contiene altas concentraciones de ácido púnico u omega 5, que se cree es uno de los antioxidantes más poderosos de la naturaleza. Las actividades diarias comunes, como la digestión de los alimentos y la respiración, crean radicales libres que provocan oxidación y daño a las células humanas, particularmente a las células cerebrales. A diferencia de las células sanguíneas o de la piel, las células cerebrales no son reemplazadas por otras nuevas. Por lo tanto, los radicales libres perjudican el pensamiento, la memoria, la orientación y el estado de alerta, entre otras habilidades.
La enfermedad cerebral degenerativa y la atrofia cerebral son típicas de enfermedades debilitantes como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en las que se destruyen las células cerebrales, seguidas de un rápido al deterioro funcional y conductual y, eventualmente, el fallecimiento. El envejecimiento y la degeneración cerebral son un proceso natural e inevitable, pero pueden acelerarse o ralentizarse dependiendo de nuestros estilos de vida.
Los antioxidantes son conocidos por su capacidad de proteger contra la destrucción de las células cerebrales y corporales. Se pueden encontrar en alimentos como arándanos, frijoles, alcachofas, nueces y alimentos que contienen vitamina E. El problema es que los antioxidantes consumidos a través de alimentos y suplementos se ingieren en una concentración demasiado baja para tener el efecto deseado o se descomponen en el sistema digestivo y, por lo tanto, nunca llegan al cerebro u otras células.
Entonces, usando la nanotecnología, explican Gabizon y Magdassi, lograron descomponer el aceite de granada en pequeñas partículas que pueden escapar de la función de filtrado del hígado y así llegar al cerebro. El producto que desarrollaron, llamado GranaGard, que tiene una alta concentración de antioxidantes, se ha probado primero como efectivo en ratones de laboratorio, y se publicaron dos estudios en el International Journal of Nanomedicine en noviembre de 2015 y en el International Journal of Nanomedicine en 2014.
El estudio del profesor Karussis es el primero en evaluar la efectividad del suplemento en humanos. Como parte del estudio, los 30 pacientes se dividieron en dos grupos de 15, un grupo recibió el suplemento de ácido omega 5 nano-diseñado y el otro recibió un placebo. El estudio fue totalmente “a ciegas”, lo que significa que tanto los médicos como los pacientes no sabían quién estaba recibiendo las píldoras y quién recibió el placebo. Los pacientes estaban en una etapa “progresiva” o moderada de la enfermedad, dijo Karussis, en un nivel cinco de nueve grados de gravedad. “Estos eran pacientes que ya tenían un deterioro neurológico significativo”, dijo, y sufrían la enfermedad durante más de 10 años.
La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que se dañan las cubiertas aislantes de las células nerviosas del cerebro y la médula espinal. Esto interrumpe la capacidad de partes del sistema nervioso para transmitir señales, causando una variedad de problemas físicos y mentales. Los pacientes pueden sufrir ceguera y debilidad muscular y problemas con la sensación y la coordinación. Un cambio en la función cognitiva es común en la EM, y más de la mitad de todas las personas con EM desarrollarán problemas con el procesamiento de la información, la memoria, la atención y la concentración, la percepción visual y la búsqueda de palabras.
Muchos de los tratamientos ofrecidos a los pacientes con EM afectan sus capacidades motoras y sensoriales, dijo Karussis, pero no abordan sus capacidades cognitivas. “Los medicamentos que damos generalmente apuntan a deprimir un proceso inflamatorio, pero junto con esto también hay un proceso de degeneración que ocurre, causado por la muerte de las células nerviosas”, dijo. “Para evitar esta muerte necesitas otras cosas, como por ejemplo algo que funcione como antioxidante”, porque la oxidación es uno de los principales factores para la muerte de las células nerviosas.
La mejoría promedio del 12% en las funciones cognitivas mostradas por los pacientes “es significativa”, dijo. En algunas de las pruebas realizadas para evaluar la variedad de funciones, los pacientes obtuvieron entre 20% y 30%, agregó. No se observó mejoría ni cambio entre los sujetos que participaron en el grupo de control. Al final del estudio, se encontró que la mejoría se mantuvo durante al menos tres meses. “La indicación en las pruebas fue en una sola dirección”, dijo.
Karussis dijo que conoce a los desarrolladores del suplemento, Gabizon y Magdassi, pero el estudio se realizó de forma independiente y no tiene conexión o intereses financieros en la empresa creada por Gabizon para comercializar el producto. Karussis ha publicado más de 120 artículos científicos revisados por pares, principalmente en el campo de la neuroinmunología y las células madre, y es considerado uno de los expertos mundiales en el campo de las aplicaciones clínicas de las células madre en enfermedades neurológicas. Agregó que aunque el estudio fue sobre el impacto del suplemento en la función cognitiva de los pacientes con EM, esto proporciona una “base lógica para pensar” que el suplemento también podría funcionar para mejorar las facultades cognitivas de los pacientes con Alzheimer u otras enfermedades neurodegenerativas.
Karussis dijo que recomendaría el suplemento a las personas con discapacidad cognitiva, porque puede ser una “adición importante” para prevenir la muerte de las neuronas. Dijo que el estudio fue a pequeña escala debido a las limitaciones de costos. “Normalmente comenzamos con un estudio piloto, un estudio inicial. Y luego podemos hacer algo más grande si es necesario. Nuestro objetivo es obtener lo que se llama una prueba de concepto que prueba la idea”, dijo.
“Usted obtiene una prueba de concepto cuando está seguro de los resultados, y aquí estamos obteniendo una indicación significativa” del éxito, lo que significa que hay razones para recomendar el suplemento como una adición al tratamiento para personas con degeneración cognitiva. “Me alegraría ver también un estudio más amplio que probará esto de una manera inequívoca”.

“Este ensayo representa un avance científico en el tratamiento del deterioro cognitivo resultante de la destrucción de las células cerebrales usando antioxidantes naturales”, dijo Gabizon en una entrevista telefónica. Agregó que el suplemento también puede ayudar a las personas mayores que están encerradas en el hogar, debido a la pandemia de coronavirus, a mantener sus capacidades cognitivas. Estas personas mayores están solas en casa sin el estímulo de un círculo social o familiar, y esto puede causar un deterioro de sus facultades cognitivas, dijo, causando problemas de memoria o incluso depresión.
La compañía, Granalix Biotechnologies Ltd., vende sus productos directamente a clientes en Israel y en el extranjero en línea y a través de distribuidores en México, Portugal y Paraguay. La firma está a punto de comenzar un segundo estudio clínico con el Hospital Rambam en Haifa para estudiar el impacto del suplemento en el deterioro cognitivo moderado y leve de las personas con demencia, dijo Gabizon.
Tomado de The Times of Israel, autor del artículo: Shoshanna Solomon

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *